jueves, 20 de noviembre de 2014

Complementos de trapillo.

¡Buenas noches de jueves!

Hoy traigo algo distinto, ya empezaba a cansarme de entradas sobre hama beads... aunque aún tengo varias cosas por enseñar.

Pero como viene bien cambiar un poquito de aires, hoy traigo algunas cosas que he hecho con trapillo, todas muy sencillas y fáciles de hacer.


 

Y para empezar, este es uno de los collares que he hecho.
Como se puede apreciar, es un trenzado normal y corriente de toda la vida. Es muy simple, pero queda muy bien puesto, la verdad, y por el tono que tiene, es fácil de combinar con otros colores.

En cuanto al largo, los he estado haciendo de diversos tamaños. Este es de los más largos y con menos cadena, pero también los he hecho con menos tela, quedando la cadena más larga, por gusto propio, porque a mí me gusta cómo quedan puestos.

El grosor, además de depender de la tela y de lo gruesa que sea, depende también de la cantidad de porciones por cabo que cojamos. En este caso, el trapillo en sí era bastante fino, por lo que cogí tres porciones por cabo, por eso es más grueso.

La rigidez del collar va en función de cómo apretemos los cabos a la hora de trenzarlos, cuanto más apretemos, más rígido quedará, y al revés.



Como veis, este otro modelo es completamente diferente, aunque la base es la misma.
La tela es estampada, más gruesa que la anterior, por lo que necesité coger dos porciones por cabo, en lugar de tres, tiene la cadena más larga y es menos rígido, debido a que a la hora de trenzarlo no buscaba que tuviera una forma concreta, sino que se pudiera adaptar fácilmente a la longitud que le quisiera poner.

Esto de tener la cadena más larga en unos modelos y otros tiene su explicación.
A mí me gusta cómo quedan las cadenas que caen por la espalda, por lo tanto, cuanto más cadena ponga al collar, más porción quedará suelta por la espalda. Además, el tener un poco más de margen en la cadena y el ser menos rígido, le da más posibilidades de uso, pudiéndolo poner pegado al cuello, o un poco más bajo y suelto, en función del gusto


El enganche que le pongo para que no se vea el nudo del trenzado está comprado en un bazar, y para colocarlo simplemente he puesto un poco de silicona caliente en su interior, y después lo he acomodado al final de la trenza.

Para cerrar la trenza simplemente he hecho un nudo con una goma pequeña, sujetando todos los cabos, y después he cortado la tela sobrante a ras de la goma, para que a la hora de pegar el enganche no se vea la goma. 

En cuanto a la goma, hay que tener cuidado cuando cortemos la tela a ras, y hay que tener cuidado de no echar la silicona caliente sobre ella, porque lo más probable es que se deshaga y los cabos se nos suelten.



También se pueden hacer pulseras, siguiendo el mismo patrón. A esta en concreto, por la longitud que tiene, no le añadí cadena, pero se le puede poner, ya sea porque nos queda pequeña o porque nos gusta, al igual que podemos añadir otro tipo de abalorios decorativos que yo en este caso no le he colocado. 



Y como a mí no me gusta tirar las cosas que me van sobrando de las cosas que hago, y me gusta reciclarlas, hice estos llaveritos con los trozos de trapillo que me sobraron de hacer los colgantes y pulseras. Los tengo en más colores, y me parecen monísimos. 
Los he visto en bazares, pero es tan sencillo de hacer que creo que, a no ser que los necesitemos para algo concreto, no merece la pena ni comprarlos ya hechos.


¡Y así queda puesto!

Este es mi favorito. Me encantó cómo quedó por el estampado que tiene, creo que va bien con muchas gamas de colores. Tengo la pulsera a juego, aunque de ella no tengo foto. 
Como veis, queda genial puesto.



¡Y esto ha sido todo por esta semana!

Ya sabéis que si tenéis alguna duda o sugerencia podéis contactar conmigo en aurawelt@hotmail.es, o a través de Twitter.

Espero que tengáis un buen fin de semana.

¡Nos vemos la semana que viene! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario